sábado, 23 de abril de 2011

Sapo corredor (Epidalea calamita)

El sapo corredor (Epidalea calamita) es una especie monotípica del género Epidalea. Es un anfibio anuro de la familia Bufonidae, nativa de áreas arenosas de Europa central y occidental. Habita en una amplia variedad de hábitats, siendo capaz de sobrevivir en zonas bastantes secas siempre que disponga al menos de alguna charca para reproducirse. De hecho es uno de los anfibios más comunes en gran parte de su área de distribución.Los adultos miden entre 6 y 8 cm de longitud, llegando raramente a los 10 cm. Se distingue del sapo común por una línea amarilla o verde claro longitudinal en la mitad de la espalda. Cuerpo rechoncho y muy verrugoso; glándulas parotídeas paralelas. Tienen patas relativamente largas, dándoles su distintivo andar, que contrasta con los movimientos de salto de muchas otras especies de sapos.Vive más de 12 años y se alimenta de insectos y otros invertebrados. De noche se mueve a lo largo de terrenos abiertos con vegetación; recorre considerables distancias cada noche, posibilitando a la especie la colonización de nuevos hábitats muy rápidamente.
Su llamada de apareamiento es muy fuerte y distintiva, amplificada por un saco vocal que el macho posee bajo el mentón. El volumen de la llamada de apareamiento es importante debido a que frecuentemente se encuentran en bajo número, y de esta forma pueden encontrarse.
Se reproducen desde finales de abril a julio, con acoplamiento axilar. Cada hembra puede depositan varios miles de huevos, formando «ristras» en charcas. La puesta en la charca necesita tener un ligero gradiente de profundidad, con vegetación rala en las orillas y en el agua. Frecuentemente son charcas temporales, y a veces las larvas mueren cuando aquellas se secan. Este riesgo se compensa con el dilatado periodo de apareamiento realizado por distintos individuos, de forma que se pueden encontrar juveniles en septiembre con uno o cuatro meses de edad. Los renacuajos son pequeños y oscuros.






martes, 19 de abril de 2011

Buitre negro (Aegypius monachus), Eurasian Black Vulture

 



El buitre negro (Aegypius monachus) es una especie de ave falconiforme de la familia Accipitridae, la única de su género y uno de los pocos buitres que se pueden encontrar en Europa junto con el buitre leonado, el alimoche y el quebrantahuesos. La envergadura media de esta especie es de 250 cm, algo más que la del buitre leonado, aunque se han mencionado casos de individuos que podrían haber llegado a los tres metros. No se conocen subespecies.
Su principal área de distribución es asiática, abarcando toda el área desde Turquía y el Cáucaso hasta Manchuria. En Europa se le puede encontrar en Crimea, Grecia, varias islas mediterráneas (Chipre, Creta, Sicilia, Córcega, Cerdeña y Mallorca) y el suroeste de la Península Ibérica. En invierno también en el valle del Nilo, Palestina, el Punjab y Corea, llegando muy raramente hasta Japón.
El plumaje es preferentemente negro, salpicado de marrón oscuro en el dorso. El cuello y parte de la cabeza son negros y desprovistos de plumas, aunque en la cara y coronilla se puede encontrar un poco de plumón negro. El pico destaca por su color gris claro, aunque la punta también es negra. En la base del cuello crecen unas plumas pardas oscuras a modo de gorguera y debajo de ellas otra fila de plumas de color claro que cubren la parte superior del pecho. Ambos sexos tienen plumaje idéntico y a simple vista no se logra discernir a que sexo pertenece hasta el punto de tener que realizar análisis para saber si es macho o hembra. Los individuos más jóvenes tienen el plumaje más oscuro que los adultos.
Como casi todos los buitres, el buitre negro también es un planeador que rara vez bate las alas. En el aire recoge la cabeza hacia atrás y mantiene las alas desplegadas, mientras que la cola hace el papel de timón.
Vive en roquedos y barrancos con abundante vegetación. En la Península Ibérica prefiere las zonas de bosque mediterráneo, mientras que en Mallorca se le ve con frecuencia en acantilados. Es de carácter más bien solitario y rara vez emigra, algo que hacen más frecuentemente los jóvenes que abandonan el nido.Los buitres negros demuestran ser más escrupulosos que los buitres leonados a la hora de comer carroña. Cuando se acercan al cadáver de un gran mamífero lo hacen con rapidez para llegar antes que otros buitres. Desgarran la piel y se alimentan casi exclusivamente de materia muscular, evitando las vísceras. En caso de tragar piel o pelos, los expulsan más tarde en forma de egagrópila.
Los buitres negros complementan su dieta con animales pequeños que capturan al vuelo y llevan a sus nidos, como pueden ser ardillas, lagomorfos, lagartos y tortugas.
Esta especie es monógama y anida en los árboles. Cada año (aunque a veces pasan alguno sin procrear) la pareja retorna al mismo nido que han usado año tras año, añadiéndole alguna capa más. La hembra pone un sólo huevo que la pareja incuba por turnos durante 55 días. A principios de mayo se abre el cascarón y los padres alimentan al polluelo hasta que puede emprender el vuelo. Hasta entonces siempre se encuentra un adulto en el nido, que no abandona si no se le ataca violentamente.
Esta especie está protegida en varios países, después de que haya sido perseguido durante decenios por los pastores que lo consideraban (erróneamente) un peligro para sus rebaños. Fuente Wikipedia

domingo, 10 de abril de 2011

1er Premio, III Maratón Fotográfico “Cáceres, Ciudad de las Aves”


Hoy he tenido la suerte de ganar el primer premio en un maratón fotográfico que se realiza en mi ciudad, estoy doblemente contento por ser la primera vez que gano un primer premio en un concurso de fotografia de naturaleza, aunque sea principalmente urbana, doy las gracias a los amiguetes, viejos y nuevos, que me han felicitado. Pero sobre todo se las doy a Montaña, mi mujer, por su generosidad y ayuda, ella es la que se merece todos los premios.


El tercer premio se lo llevó Alejandro Puerto con esta magnífica foto de un cernícalo primilla en vuelo.


Con esta foto de una grajilla, José Luis Barriga obtuvo la primera accesit del maratón, felicidades y gracias Berry por instarme a subir a las torres de la iglesia de San Francisco Javier.

martes, 5 de abril de 2011

Milano negro (Milvus migrans), Black Kite.

El milano negro (Milvus migrans) es una especie de ave falconiforme de la familia Accipitridae. Es una de las rapaces más abundantes del Viejo Mundo. Es migradora y puebla amplias regiones de Europa, África, Asia y Oceanía. Tiene una longitud de 50 a 60 centímetros, una envergadura de alas de casi dos metros (180 centímetros) y un peso que oscila, desde los 750 gramos, hasta el kilo de peso. Caza aves, peces, pequeños mamíferos, reptiles, anfibios, etc.; incluso puede devorar carroña. Suele anidar en árboles y en los riscos de las montañas y pone de uno a cinco huevos que tardarán en eclosionar unos treinta días aproximadamente. Fuente Wikipedia.





Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.