domingo, 11 de agosto de 2013

Más vale tarde

Este año la presencia de las cigüeñas negras en nuestro pantanillo se ha retrasado un poco, yo lo achaco a la abundancia de agua de este año, por una parte estas -por lo menos en nuestra zona- han estado desconcertadas al estar tan alto el nivel de las aguas que habían anegado su anteriores nidos y más tarde por la diversidad de lugares donde encontrar comida. Ahora perece que "las aguas vuelven a su cauce" y su comportamiento vuelve a ser el de la normalidad. Esta pasada madrugada al ir hacia el hide nos hemos encontrado con la sorpresa de que dos pollos parecían haber pasado la noche en las orillas del pantanillo, y aguantaron en las inmediaciones de este, hasta que aquel peligro de ocho patas (los cuatro que ibamos hacia el hide) que se presentó al amanecer se diluyó, quién sabe donde.




4 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.