viernes, 15 de octubre de 2010

El rescate del mochuelito

Campeaba en coche por mi zona habitual cuando vislumbré colgando de una alambrada lo que, en principio, me  pareció un trapo. Al parar y fijarme mejor, advertí que era un pobre mochuelito que había enganchado una de sus alas en las púas del alambre. En sus intentos de zafarse el ala había sufrido desgarros, y cuando llegué el cansancio ya no le permitía movimiento alguno. Pero quiso el azar que yo pasara por allí y después de liberarlo con cuidado, lo llevé a un centro de recuperación de animales que hay en mi zona y allí quedó ingresado. Espero que se recupere sin novedad.




6 comentarios:

  1. Esperemos que se recupere y que puedas regalarnos las tomas de su nuevo vuelo. Encoge el corazón encontrarse hechos así y alegra el alma ver que hay gente como tú que se ocupa de ayudar. Gracias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Triste , pero muy buen documento. Enhorabuena por el trabajo realizado

    ResponderEliminar
  3. Y no te sientes, en cierto modo, contento por haber cambiado el destino de este animalillo?, por que así ha sido, le has cambiado la vida y le has dado otra oportunidad de seguir viviendo.

    Es curioso, un simple gesto y la fuerza de su lucha por la vida, han conseguido que este pequeño animal, pueda recuperarse y seguir con su vida, con todo lo que ello conlleva. Me recuerda un caso parecido pero, en un buho. Finalmente se recuperó y ahora la zona donde habitaba tenemos cuatro de su misma especie (no todos son descendencia, creo que algún novio o novia hay por medio).

    Me alegro de tu encuentro, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pobrecillo, qué indefensos están ante alambradas, carreteras, molinos de viento... cada vez ponemos más obstáculos a la naturaleza..

    Pero en este caso la historia acaba bien, espero que se mejore y pueda volver a la naturaleza.

    Saludos

    Lourdes y Jesús

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.